Jorge Gonzáles Rodríguez and Juan Carlos Armengol Manzo

20 de febrero de 2011

Asi rezaron los jóvenes a la Madre de los cubanos

Los jóvenes oraron así a la Virgen de la Caridad

 

Intención inicial

Los jóvenes de Camagüey, deseamos esta noche venerar la imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre desde la oración. Deseamos disponer nuestro espíritu para una relación especial con Jesús. Nuestra petición es, madre ponnos con tu Hijo Jesús.

El papa Juan Pablo II, que el primero de enero será beatificado nos dejó para siempre la intención.

“No tengan miedo, abran el corazón a Jesucristo.” Jóvenes camagüeyanos dejemos que esta noche sea especial y podamos orar todos los jóvenes de nuestra arquidiócesis, por todos los jóvenes de Cuba para que saquemos los miedos de nuestro corazón y podamos vivir en el amor a Jesús.

Dispongamos nuestras vidas para ofrecer con generosidad la intención de los Obispos cubanos.

Con motivo de la peregrinación de la imagen de la Madre del Cielo.

 

La caridad nos une, el amor nos une a todos los cubanos, tenemos una sola madre y desea que todos sus hijos sigan al Dios de La vida.

 

 

Juveniles de la parroquia san José

Virgen María Santísima, ante tu altar nos presentamos los jóvenes, traemos la certeza de que tu palabra nos muestra el camino a Jesús que continuas diciéndonos: Hagan lo que Él les diga.

Virgencita de la Caridad del Cobre, queremos poner en tus manos toda nuestra vida, nuestros sueños de trabajar, de libertad, de paz, pues sabemos que si tu intercedes por nosotros ante tu querido Hijo nuestra oración no quedará sin ser escuchada.

Santísima Madre, queremos también pedirte que cubras con tu manto a tantos jóvenes de nuestra ciudad que caminan sin rumbo, buscando un sentido a sus vidas, sin saber que es Jesús quien puede hacer verdaderamente plenas todas sus esperanzas e ilusiones, acompáñalos y muéstrales el camino de la vida, el camino que conduce al paraíso.

Madre de la Caridad, gracias te damos esta noche por la fe, el testimonio y la vida de tantos jóvenes en nuestra iglesia de Camagüey. Sigue ayudándolos y acompañándolos en su andar hacia su santidad.

 

Jóvenes de la parroquia de la Soledad

 

A la Virgen Peregrina:

José Julio García Rodríguez

 

Busca mi rostro el anhelo

 bendito que se avecina

y es la Virgen Peregrina

mostrándonos su consuelo.

 

Gloria démosle a los cielos

al recibir su presencia

en la bendita clemencia

de su paz, arroyo nuevo.

 

Madre adorada, de esperanza

y paciencia interminable

rézale a Dios, al afable

Padre de amor y confianza.

 

Mira tus hijos, alcanza

a recibir en tu regazo

con el más puro abrazo

esa luz que nos afianza.

 

Del camino dueña

del hijo protectora

esa luz que redentora

desde siempre nos enseña.

 

En tu luz, oh virgen, ceña

que se muestra a todo hermano

bendice al joven cubano

bendice a Cuba La Nuestra.

 

 

Universitarios

Virgen Mambisa, queremos presentarte a los  estudiantes universitarios de nuestro Camagüey, y a sus profesores para que los acompañes y los guíes. Que ellos sepan convertir sus centros universitarios en lugares donde no solo estén presente las ciencias y las letras sino también Dios y los valores humanos.

Virgen de la Caridad, Cuba y Camagüey necesitan que las universidades sean formadoras de jóvenes que amen su profesión y su patria, para que puedan ser “protagonistas de su propia historia.”

 

 

Jóvenes del secretariado de Pastoral Juvenil

Te canto, Virgen del Cobre

Tomado del libro Canto a la Virgen del Cobre, de Jesús Bermejo cmf.

 

Te canto, Virgen del Cobre,

fuente de luz y de gracias,

con el corazón alegre

y el alma transfigurada.

 

A Ti te canto, María,

y Cuba entera te canta

esperando de tu mano

lluvia de fe y confianza.

 

A Ti clamamos, delicia

de quien te invoca y te ama.

Mira a tu pueblo, Señora,

con tu divina mirada.

 

Míranos, Madre querida,

desde tu dulce montaña.

Cuba entera te bendice,

te glorifica y te alaba.

 

Abre tus brazos a los jóvenes

que a Ti tienden sus manos suplicantes

y en Ti cifra su gloria y su esperanza.

 

Intención por la iglesia y el mundo no creyente

María de la Caridad, te presentamos a nuestra Iglesia Cubana, y a todo el pueblo de Dios en la tierra, a sus representantes, los obispos y nuestros sacerdotes, religiosas y laicos, para que todos siguiendo tu ejemplo, podamos practicar la caridad con los más necesitados. Por la labor que realiza la Iglesia en Cuba, a través de las distintas pastorales, con la misión de anunciar el Evangelio y llevar el Amor de Dios a todos los hombres. Que los espacios pastorales de nuestra iglesia sean puente de reconciliación y mediación con los que no conocen a tu hijo Jesús o son indiferentes a su mensaje.

 

En la actualidad son muchos los que “todavía no conocen el amor de Dios, o buscan llenarse el corazón con sucedáneos insignificante. Por lo tanto, es urgente ser testigos del amor contemplado en Cristo.”

 

La cultura o ambiente que prima en nuestro pueblo, en nuestros amigos que no creen, forma parte de cada uno de nosotros. Pidamos a María la gracia para contagiar nuestro grupo familiar, de amistad, vecinal y comunitaria. Como la Iglesia Joven, es menester que seamos dialogantes, y nos aproximemos a los no creyentes con el mayor respeto de su libertad personal, procurando comprender sus motivaciones y razones. Que seamos abiertos al amor, a escuchar, cambiar, aportar, aprender y recuperar, sin perder la propia identidad que nos identifica como cristianos.

 

De los asesores de Pastoral Juvenil

Madre… ayúdame a decir Sí.

Señora… la mujer fuerte, la que inspira condianza, la de valor probado en el sí sin condiciones… la que creíste

Óyeme: Da luz a mi inteligencia.

Fortalece mi voluntad.

Hazme sencillo en mi actuar.

Dame un corazón humilde.

María: quiero tener alma grande para que todos tengan cabida en ella.

Quiero ser de interior limpio de donde no brote lo malo.

Quiero se fuerte en la actualidad.

Quiero ser fuerte en la dificultad.

Quiero pureza en mi vida.

Quiero capacidad de entrega sin esperar correspondencia.

Madre… ayúdame a decir Sí.

El Sí en el trabajo, el Sí en la honradez, el Sí de la fidelidad, el Sí del compromiso con Jesús, el Sí del amor a los semejantes, el Sí de la apertura del espíritu de Cristo resucitado. El Sí…

Madre: También yo quiero hacer la voluntad de Dios.