Jorge Gonzáles Rodríguez and Juan Carlos Armengol Manzo

14 de febrero de 2011

Céspedes día 13

La zapata de nuestra vida

Por: Miguel K. Martínez Companioni

 

Céspedes, Camagüey: febrero 13 (12:00 m). Este domingo en el pueblo de Céspedes todo comenzó muy pasivo. En el interior de la iglesia, María, Madre también de este pueblo, esperaba a  sus hijos para que se comunicasen con ella por mediación de un rosario. Poco a poco, el interior del templo se fue llenando de personas. Posteriormente a las 9:00 am, se celebró la santa eucaristía, presidida por Mons. Juan García, arzobispo de Camagüey. En su homilía, centró su fundamento en cada uno de los mandamientos de la ley de Dios, relacionándolos con nuestra vida diaria y nuestra postura como verdaderos cristianos: Los mandamientos de la ley de Dios, son la zapata sobre la cual se construye el edificio de nuestra vida cristiana. El Evangelio, la palabra de Cristo, que es posterior a los diez mandamientos va elevando el cumplimiento de estos. ¡Qué hermosa es la fidelidad matrimonial!. Cristo ha puesto muy alta la varilla a saltar por los esposos, él ha dicho que el esposo tiene que ser fiel en el pensamiento a su esposa, claro las esposas tienen que ayudar a sus esposos a que salten la varilla. La esposa tiene que estar siempre linda para su esposo, para cuando la serpiente venenosa vestida con elegancia, llegue a atacar al esposo, a él le venga a la mente, la belleza de su esposa que se quedó en la casa; que ella esté linda de cuerpo, que es también parte de la vida, y de espíritu. El esposo es propiedad privada de la esposa, y la esposa es propiedad privada del esposo… Los judíos llevaban los diez mandamientos sobre la frente para que no se les olvidara. Nosotros queremos llevarlos en el corazón y cumplirlos, esto se lo pedimos a la Virgen, quien vivió plenamente la Palabra de Dios; le pedimos nos ayude a cumplirlos y a enseñarlos a los demás con las mismas palabras, a los niños y a los amigos.

Después de terminada la celebración eucarística, se  iniciaron en su vida como hijos de Cristo, treinta niños menores de cinco años.