Jorge Gonzáles Rodríguez and Juan Carlos Armengol Manzo

25 de marzo de 2011

Comentario

Después de la visita un reto…

Por: Luis Monasterio

Camagüey, marzo 25. Aunque por situaciones familiares, no pude seguir de cerca la peregrinación de la imagen de nuestra patrona la Virgen María de la Caridad como hubiera querido, sí he seguido a través del correo las corresponsalías, fotos y comentarios  personales de la maravillosa peregrinación por nuestra arquidiócesis. Para mí y mis  contemporáneos esta realidad tiene mucha trascendencia. Después de haber tenido la experiencia de etapas muy difíciles y tristes en la vida de nuestra iglesia, me resultaba imposible  imaginar que esta peregrinación  motivara a miles y miles de devotos agradecidos y fervientes, gente de pueblo,  sinceramente para mí  ha resultado insospechada esta reacción. Y he aquí donde veo el reto que tenemos todos como Iglesia tanto para el clero, otros agentes pastorales, centros asistenciales y laicos comprometidos, ante todos esos hermanos que voluntariamente aclamaron, siguieron y demostraron su fe en nuestra patrona peregrina y mambisa.

Ojalá que no nos quedemos en recuentos  numéricos, apreciaciones de colorido, organización, etc., y descubramos lo que en realidad dejó esta visita en nuestros corazones, el compromiso que nos regaló la visita que finalizó el día 13 pasado, los que la buscaron, aclamaron y dieron testimonio de fe se han quedado con nosotros y es a ellos a quienes debemos mirar de ahora en delante de una manera diferente a la luz de la fe, de la solidaridad y acogida.

Que nuestra Madre María de la Caridad nos lleve a Jesús que es el único que puede motivarnos y  animarnos en esta gran tarea.

Y finalizo con una estrofa de un canto a la Virgen: "Aunque parezcan tus pasos inútil caminar, tú vas haciendo caminos, otros los seguirán"